¿Cómo recuperar nuestra piel de cara y cuello tras los excesos del verano?

La mayoría de nosotros nos pasamos el año deseando que llegue el verano. El verano es la época en la que más esperanza tenemos en divertirnos, estar al aire libre y en broncearnos. Son unos meses en los que una actitud más ociosa repercute en ser menos exigentes con nuestra rutina y perdemos algunos hábitos saludables. Grandes atracones, noches en vela y también alguna que otra sobrexposición solar o reacciones a agentes externos como plantas, arenas, salitre, calor o sudor… que pueden agredir a nuestra piel. Como todo lo bueno, el verano pasa rápido, y al acabar debemos hacer frente a las consecuencias y recuperar la piel de cara y cuello.

De todo, lo más agresivo para nuestra piel son las quemaduras solares, que producen daños cutáneos a medio e incluso a largo plazo. En esta línea, los daños más evidentes y visibles suelen ser el eritema, la repigmentación de lesiones melánicos y la deshidratación de la piel. Por suerte, la mayoría de estas afecciones tienen un tratamiento de recuperación, incluidas las lesiones pigmentadas. 

De este modo, es muy frecuente que muchas personas acudan al dermatólogo tras el verano por diversos problemas en la piel. Entre ellos, los más generales son la piel de la cara seca y deshidratada, en diferentes tonalidades, quemaduras e incluso arrugas muy marcadas por la pérdida de firmeza. ¿Qué puede hacerse ante estas situaciones?

Revertir los daños en la piel tras el verano es posible

Revertir la mayoría de los daños en la piel causados durante el verano es posible. Sin embargo, para ello es importante acudir a una consulta médica dermatológica para obtener el mejor diagnóstico. Te recomendamos que busques el mejor centro en tu ciudad, como el centro médico estético Fleboláser en La Coruña. Además, es necesario ser estrictos con el tratamiento domiciliario personalizado con los productos que nos prescriban en esta consulta. También es necesario y de gran utilidad, ya que tiene un mayor efecto a corto plazo, la administración de tratamientos en la propia clínica. Estos, en función de la recuperación de la piel que necesitemos tras el verano, pueden ser:

Tratamientos para recuperar la piel tras los excesos del verano

1. EXFOLIACIONES  con alfahidroxiácidos. 

La piel puede mejorar gracias a la aplicación de este tratamiento. Son un grupo de ácidos grasos que actuarán eficazmente y renovarán, mediante el exfoliado y la hidratación cutánea, el rostro y cualquier otra zona afectada localizada del cuerpo.

Sin duda, es una de las mejores formas de recuperar la forma de la piel al eliminar las células muertas de la superficie. Además, se estimula la formación de elastina y colágeno, lo que ayuda a reducir las arrugas e imperfecciones.

2. LIMPIEZAS-PEELING:

Durante el verano es frecuente la apariciones de comedones (puntos blancos y negros) y milios. Mediante un peeling, estos se retiran sin que se revienten (lo que podría producir infecciones e incluso abscesos). Tras ello, este tratamiento incluye la aplicación de una solución de ácido (glicólico, mandélico, fítico,…) que, tras sesiones sucesivas, produce una renovación de las capas superficiales de la piel y permite la renovación de la piel de cara y cuello

De este modo, se produce un proceso de renovación de las capas superficiales de la piel con un efecto de rejuvenecimiento muy notable. Así, es posible volver a tener la piel tan cuidada como antes de los excesos del verano. 

3. MASCARILLAS HIDRATANTES

Este sencillo tratamiento tiene uno de los mejores resultados. Se trata de unas mascarillas con múltiples funciones y propiedades, que ejercen sobre la piel una acción de iluminación, retexturación, antioxidación y purificación.

Además, su textura gelificada y la sencillez de su aplicación la convierten en una de las mejores opciones para revertir los efectos adversos del verano sobre la piel de la cara y cuello.

4. ELEKTRA by ClearLift 

Es un tratamiento específico láser, con una característica muy peculiar: es “no ablativo” (es decir, no daña la piel superficialmente) y el más versátil y eficaz del mercado. De hecho, ya se utiliza en miles de equipos de Centros médicos de todo el mundo para realizar con éxito tratamientos de rejuvenecimiento y reafirmación de la piel.

Es uno de los mejores ejemplos en los que la tecnología se pone al servicio de la salud, y una de las mejores opciones para recuperar la firmeza de nuestra piel tras los daños sufridos por la sobreexposición solar.

5. TRATAMIENTOS DE FOTOTERAPIA

Estos tratamientos pueden llevarse a cabo tanto con equipos de Luz Pulsada Intensa como el Harmony XL-Pro. y/o con láser. Sin embargo, es más adecuado utilizar el láser una vez la piel ya no está bronceada, porque se eliminan los riesgos de irritación con el tratamiento.

Sin embargo, es importante saber que para recuperar la piel tras el verano, no siempre optamos por una única técnica. Tras la observación y diagnóstico de un médico dermatológico, este podrá tomar la decisión de combinar diferentes técnicas para optimizar los resultados sin entrañar riesgos por la particularidad de cada persona.

Esta decisión puede llevarse a cabo únicamente tras un diagnóstico con conocimiento médico. Por ello, antes de someterse a un tratamiento de este tipo es importante realizar una consulta previa con el Dermatólogo de confianza para que podamos seleccionar los tratamientos más adecuados según la necesidad de cada cliente.

Todos estos procedimientos son mayoritariamente ambulatorios y no suponen apenas irritaciones que puedan entorpecer el desempeño diario del paciente. La recuperación de la piel de cara y cuello es muy sencilla.