IPL o Láser para eliminar manchas en la cara de diferente origen.

La cuperosis

La cuperosis, es la presencia de capilares finos de color rojo en la cara, cuando estos son estelares se denominan arañas vasculares. Las lesiones surgen por lo general, por factores genéticos, en los que se hereda una tendencia a ruborizarse con facilidad. Esto conduce, con el paso de los años, a la dilatación de estos vasos de una forma permanente. Esta patología produce un condicionamiento social evidente en muchos casos, no solo por estética, sino por las connotaciones sociales que en algunas comunidades lo interpretan falsamente como “alcoholismo”.

Los angiomas

Los angiomas son tumores congénitos y/o adquiridos como consecuencia del crecimiento de entramados de vasos sanguíneos, por lo general de pequeño calibre y superficiales. La proximidad a la superficie cutánea supone por traslucidez la aparición de un aspecto rojo-violáceo de la misma. Dichas lesiones, sobre todo cuando aparecen en la cara, producen un trastorno no sólo estético sino de personalidad en los pacientes afectados. Por todo ello, la solución a estos problemas, es mucho más que un tratamiento estético.

¿Cómo actúa el tratamiento?

Al igual que otros tratamientos con Luz Pulsada Intensa utilizamos nuestro equipo Harmony XL-Pro con los cabezales AFT Dye o bien AFT 540, se actúa sobre una estructura diana que absorbe la energía emitida. En este caso, los elementos que hay que destruir son los vasos sanguíneos.

Durante el tratamiento se queman selectivamente los capilares de la cuperosis y del angioma, sin afectar la piel circundante. Este proceso produce inicialmente un pequeño dolor e inflamación en la zona y posteriormente incluso se pueden formar leves costras en algunas zonas. Estos efectos secundarios duran unos días y remiten con facilidad, sin dejar secuelas. Durante el proceso regenerativo, a las tres semanas de la sesión, las lesiones se van atenuando o desapareciendo y la piel vuelve a estar regenerada, éste sería el momento ideal para repetir la sesión (en caso de que fuera necesario).

¿Cuántas sesiones son necesarias?

En la cuperosis, habitualmente son necesarias dos o tres sesiones (distanciadas unas 4-6 semanas una de otra). Sin embargo en los angiomas, dependerá del tipo, la profundidad y el calibre de la lesión.

¿Tiene contraindicaciones el tratamiento?

Al igual que otros tratamientos la Luz Pulsada Intensa, está absolutamente contraindicada en pieles bronceadas y/o exposiciones solares.

Pida YA su cita sin compromiso y le realizaremos una valoración exhaustiva de este tratamiento a su medida.