Oncología: ¿Cómo cuidar la piel tras un tratamiento?

Son tantos los avances que ha habido para el tratamiento del cáncer, que cada vez es mayor el índice de supervivencia y por lo tanto, cada vez son más las personas que lo han superado,  conviviendo con sus efectos secundarios de la forma más natural posible. Los Oncólogos son los especialistas que se encargan de seleccionar el tratamiento más específico y adecuado para cada tipo de cáncer. Esto es lo más importante y lo que no debe cuestionarse. Pero también es verdad que una vez se entra en esta vorágine, son muchos los profesionales que entran en juego y que ayudan a sobrellevar esta carga: desde psicólogos, fisioterapeutas, nutricionistas, cirujanos plásticos, dermatólogos, etc

Una vez superado el shock tras recibir la noticia, el paciente asume que los efectos secundarios al tratamiento van a generar importantes cambios físicos, sobre todo a nivel dermatológico (piel, pelo, uñas…) y aunque, por supuesto,  lo más importante es el abordaje oncológico, todos estos “cambios” van a suponer un impacto en el paciente, en familiares, amigos…. La mayor parte de los efectos secundarios que sufre la piel son estéticos y transitorios. No suelen ser clínicamente relevantes y son reversibles cuando acaba el tratamiento y/o cuando se vence la enfermedad, pero de alguna manera, influyen en su calidad de vida.  En este sentido, los dermatólogos podemos ayudar al paciente enseñándole cómo cuidar su piel, cabello y uñas (tres partes que se ven a menudo más afectadas) durante el tiempo que dure esta etapa. De este modo contribuiremos a mejorar su autoestima, su bienestar y de algún modo, a sobrellevar mejor su enfermedad.

Un tratamiento oncológico provoca diversos cambios en la piel

Lo más habitual (a nivel dermatológico) en las reacciones adversas de los pacientes en tratamiento oncológico, son los cambios que sufre la piel. Esta se vuelve más seca, reactiva, frágil y sensible.  En este sentido, los dermatólogos somos los especialistas más cualificados para supervisar qué productos se ajustan mejor a las necesidades del paciente.

Estas pieles suelen deshidratarse (a veces como consecuencia del tratamiento , otras veces por disfunciones renales o hepáticas…) volviéndose ásperas y sin brillo, se descaman, producen prurito e incluso se irritan llegando a producir heridas. Al deshidratarse tanto, surge el picor, que produce desazón y al rascarse, aunque en un principio alivia, puede llegar a generar heridas que luego pueden infectarse con facilidad, debido a que la mayoría de los tratamientos oncológicos son inmunosupresores.  Hay que evitar llegar a este punto, pues luego todo se complica.

Formas de cuidar la piel tas tratamiento oncológico

El uso de jabones suaves, sin perfumes ni alcoholes y las cremas adecuadas, ayudarán a recuperar poco a poco la elasticidad y el brillo perdido. A veces incluso es aconsejable una buena mascarilla de hidratación, que realizamos en la consulta de forma semanal y que luego el paciente continúa con la aplicación de cremas adecuadas para su tipo de piel, que le ayudan a mejoran enormemente su aspecto. Pero sobre todo, su estado de ánimo.

También es muy habitual en este tipo de pacientes la aparición de manchas cutáneas.  Unas veces producidas por el roce y otras por el sol, o bien por la mezcla de la medicación y el sol, el cual se debe evitar de forma directa.  Si estas manchas persisten, una vez terminado el tratamiento oncológico, se pueden plantear tratamientos con láser para eliminarlas, siempre y cuando el especialista lo considere indicado.

Si las manchas en la piel tas tratamiento oncológico persisten, se pueden plantear tratamientos láser para eliminarlos

Las uñas es otro de los problemas que más nos consultan a los dermatólogos estos pacientes.  Al igual que la quimio afecta al cabello, las uñas se vuelven más frágiles y se despegan del lecho ungueal (onicolisis), siendo entonces más vulnerable a las infecciones.  A veces incluso salen manchas y se altera tanto el color como el grosor. También es habitual ver hendiduras en las uñas que coinciden con los ciclos de quimio. Hay que advertir de los cuidados que deben llevar a cabo para agredir lo mínimo a las uñas, evitar manicuras, el uso de quitaesmaltes a base de acetona o el ponerse uñas de gel, que tan de moda están.

Caída de cabello en pacientes con cáncer

La caida de cabello es la reacción más frecuente en los pacientes sometidos a tratamientos de quimioterapia.  Su impacto en la propia imagen es inmenso. Es habitual que sea el propio Oncólogo el que advierta al paciente de los cambios que va a sufrir y las soluciones más adecuadas a cada caso: pañuelos, pelucas…. (en algunos de ellos es pérdida parcial del cabello, en otras total). En caso de que la pérdida sea gradual habrá que extremar los cuidados del cuero cabelludo con productos muy suaves y evitar todo aquello que pueda agredirlo, como los tintes, los secadores de aire muy caliente, los alisados con planchas y con keratinas, etc. El uso de las pestañas postizas no es que no se aconseje, es que en algunos casos, los pegamentos que se usan suelen producir hipersensibilidad, por lo que aconsejamos ser muy cautos a la hora de ponerlas.

En resumen. Los pacientes a los que se les ha diagnosticado un cáncer y deban someterse a tratamientos oncológicos, pueden acudir a su dermatólogo de confianza para que le indique cuáles son los pequeños cuidados que le pueden ayudar a verse con un mejor aspecto.

Tratamientos para marcas de acné en La Coruña

¿Cómo tratar las marcas que deja el acné?

En este post vamos a desarrollar los diferentes métodos para eliminar las secuelas del acné. Sin embargo, antes de nada, es importante desmitificar que el acné es únicamente un problema de adolescentes. De hecho, es una patología que puede prolongarse hasta los 40 años o más. Esta prolongación puede producirse o bien por el uso de productos inadecuados, por el estrés o factores medioambientales o genéticos.

Por ello, es importante curarlo de forma fehaciente antes de plantearse corregir sus secuelas. En muchas ocasiones y erróneamente, se empiezan a tratar las cicatrices y manchas residuales en presencia de actividad inflamatoria. Esto hace que los tratamientos sean, únicamente, ineficaces o provisionales. Para tratar adecuadamente el acné es imprescindible acudir a un médico especialista en Dermatología.

Tipos de marcas de acné

Para continuar, es importante que sepamos diferenciar entre los dos tipos de secuelas o “marcas” que deja el acné. En este sentido, estas pueden ser as pigmentarlas o cicatriciales: 

Las lesiones pigmentarias residuales tras acné más comunes suelen ser manchas de color rojo-violáceo (en algunos casos provisionales) o bien de color pardo. Ambas lesiones pueden tratarse mediante sistemas Láser KTP o bien IPL-Dye. Estos equipos permiten un aclaramiento cómodo de forma ambulatoria, con poca inflamación y con buenos resultados a corto y medio plazo. Inmediatamente – tras la sesión de tratamiento –  las lesiones se inflaman y precipitan durante un período de varios días, posteriormente aparece una piel nueva, ya sin pigmentación

Las lesiones cicatriciales tras un proceso de acné, generalmente crónico, son debidas a haber sufrido un acné virulento, nódulo-quístico, o bien por sobreinfecciones de lesiones comedonianas o pustulosas. Estas cicatrices, al igual que todas, son imposibles de eliminar, no obstante hoy disponemos de sistemas de tratamiento que permiten reducirlas significativamente de tamaño y disimular de una forma notable el trastorno estético que en muchos casos producen.  El abordaje de este problema puede ser ablativo o no ablativo.

Tratamientos para la piel para mujer con acné en La Coruña

¿Ablativo o no ablativo?

El abordaje ablativo se realizaría con láser Erbio o bien láser CO2 . Estos dos equipos actúan produciendo un “pulido” de la piel afecta tratando de igualar el nivel de la piel circundante a las lesiones a la profundidad del lecho de las cicatrices. De este modo se reduciría dicho escalón y se reduciría la profundidad de la cicatriz reduciendo el defecto estético. Adicionalmente, también se produce un estímulo colagénico que mejora la calidad de la piel tratada. A priori, estos serían los tratamientos más eficaces, ya que actúan específicamente sobre cada lesión. El problema del abordaje ablativo es que los efectos secundarios de inflamación, costrificación y pigmentación tras el tratamiento, hace que el/la paciente esté con secuelas durante semanas e incluso meses. Por este motivo no suelen utilizarse mucho, ya que suponen grandes limitaciones en el plano laboral y social de los pacientes.

Por contra, el abordaje no ablativo de las cicatrices de acné lo realizamos con Láser Clearlift-Elektra o bien con el equipo Bi-One de Biodermogénesis. El láser Elektra o Clearlift [TRATAMIENTO EN OFERTA] es un láser que actúa a nivel profundo sobre los fibroblastos estimulando la neoformación de colágeno en las zonas tratadas, todo ello produce un efecto tensor y reafirmante que disimula las cicatrices. Se precisan unas tres sesiones de tratamiento con una frecuencia bimensual. El equipo Bi-One de Biodermogénesis no produce daño tisular, estimula los fibroblastos para la neoformación colagénica. Se necesitan de ocho a diez sesiones de tratamiento con una frecuencia uni o bisemanal. Ambos tratamientos son indoloros y no producen ningún efecto secundario de interfiera en el desempeño diario habitual del paciente. Además pueden realizarse en cualquier época del año y son compatibles con la exposición solar.

¿Cuál es el tratamiento adecuado contra el acné?

El tratamiento más apropiado para tratar las cicatrices de acné depende de varios factores: tipo y extensión de las cicatrices, localización de las mismas y preferencia del paciente. Por lo tanto, el plan terapéutico debe elaborarse conjuntamente en la primera visita con su dermatólogo/a.

Estas técnicas son más eficaces cuanto antes se utilicen. No hay que esperar, porque en las cicatrices, cuanto más precoz es el tratamiento, mejor es el resultado. Además, es posible tratar cualquier tipo de cicatriz, bien sea de origen quirúrgico, por quemaduras, traumatismos, etc.

Los métodos terapéuticos que mejores resultados ofrecen con un alto grado de comodidad para el paciente son la combinación de láser fraccionado no ablativo con láser ablativo sólo aplicado en cicatrices puntuales

Doctor Oscar Mosquera, Dermatólogo en La Coruña

En resumen, los métodos terapéuticos que mejores resultados ofrecen con un alto grado de comodidad para el paciente son la combinación de láser fraccionado no ablativo con láser ablativo sólo aplicado en cicatrices puntuales (en caso de ser necesario).  No tienen que ser tecnologías enfrentadas, sino que son complementarias

Los láseres requieren de una curva de aprendizaje importante y el dermatólogo es el médico especialista en la utilización de estos dispositivos. Hay que “leer la piel” y consensuar con el paciente qué es lo que más le conviene.  Si no se emplean correctamente, se pueden generar quemaduras y otros problemas con resultados indeseables. Las complicaciones, aunque no son habituales, pueden surgir y un dermatólogo las puede manejar correctamente.

Tratamiento de manchas solares en La Coruña

Eliminar manchas solares por sobreexposición solar

Probablemente las manchas de origen solar sean el problema más frecuente, que acontece tras exposición a largos periodos de sol,  sin la protección adecuada. Hay varios tipos de manchas solares (habitualmente en cara, cuello y escote) por lo que contamos con diferentes tratamientos para su eliminación, según la zona a tratar. No obstante hay un denominador común a todas ellas; si no se evita la exposición solar en la zona, las manchas tenderán a recidivar casi siempre. Digamos que estas “manchas” tienen memoria.

Efélides (más conocidas como pecas)

Las pecas o efélides, son pequeñas manchas de color marrón claro y muy abundantes en cara y escote. Estas aparecen desde la infancia en pacientes de fototipo claro, rubios y pelirrojos mayoritariamente. Estas lesiones proliferan en verano, obviamente, y no tienen ningún tipo de importancia clínica, como mucho son inestéticas. Estas lesiones, al igual que los léntigos, pueden eliminarse con IPL-Dye (Luz Pulsada Intensa) combinada o no con Láser KTP.

Léntigos (como las pecas, pero mayores)

Los léntigos son lesiones similares a la pecas pero de mayor tamaño y por lo general no tan abundantes. A diferencia de las anteriores siempre deben valorarse por parte de un médico dermatólogo previamente a cualquier tratamiento. Esto es importante porque hay una variante de los mismos que puede evolucionar a malignidad. Los léntigos suelen eliminarse con facilidad, sobre todo con Láser KTP.

El procedimiento de eliminación de estas lesiones con Láser KTP y/o IPL-Dye consiste en la aplicación de una energía lumínica sobre la zona afecta. Esto produce una irritación provisional (de varios días) sobre las mismas y posteriormente surge una piel nueva libre de manchas. Recientemente hemos adquirido un sistema dinámico de aplicación de la técnica Dye que reduce considerablemente la irritación y es muy útil en zonas extensas como escote y dorso de manos.  Es importante recordar que se precisa una evitación solar ulterior indefinida para evitar la recidiva de las mismas.

Una revisión al año en el dermatólogo puede evitar el cáncer de piel. Consulte al Doctor Mosquera en Fleboláser.
Una revisión al año en el dermatólogo puede evitar el cáncer de piel. Consulte al Doctor Mosquera en Fleboláser.

Cloasma o melasma

El cloasma o melasma es otro tipo de lesión pigmentada de origen solar. Se trata de manchas difusas de color marrón oscuro, de límites no siempre bien definidos. Es más frecuente en mujeres que en varones. Suele aparecer como consecuencia de la combinación de hormonas de embarazo o bien tomando anticonceptivos orales y la exposición solar. Es muy frecuente y muy recidivante. A diferencia de las anteriores es mucho más complicada de eliminar. Por lo general, el tratamiento con fuentes de luz no suele ser eficaz con este problema e incluso, en ocasiones, pueden producirse efectos antagónicos. Nosotros utilizamos fórmulas magistrales con principios despigmentantes que, usados de la forma adecuada, van atenuando gradualmente la pigmentación hasta obtener resultados óptimos. A veces lo combinamos con la toma de Ácido Tranexámico.

Para concluir, quiero señalar que el mejor tratamiento para las manchas solares estéticas es el preventivo. Hay que exponerse al sol con protectores solares adecuados, desde la más tierna infancia para evitar la aparición de estas lesiones. Todos estos tratamientos deben ser tutelados y prescritos por dermatólogos debido a la posibilidad de confundir lesiones benignas con otras malignas. 

Disfruta de un 20% de descuento en tratamiento facial en La Coruña

¿Eres de Galicia? Aprovéchate de nuestras ofertas de septiembre para recuperar la piel de cara y cuello de los excesos del sol.

Disfruta de un 20% de descuento en Biodermogénesis para tratamiento de cara y cuello en La Coruña

Ahorra además un 20% en tus tres primeras sesiones de rejuvenecimiento facial con Elektra Clearlift.

¿Cómo recuperar nuestra piel de cara y cuello tras los excesos del verano?

La mayoría de nosotros nos pasamos el año deseando que llegue el verano. El verano es la época en la que más esperanza tenemos en divertirnos, estar al aire libre y en broncearnos. Son unos meses en los que una actitud más ociosa repercute en ser menos exigentes con nuestra rutina y perdemos algunos hábitos saludables. Grandes atracones, noches en vela y también alguna que otra sobrexposición solar o reacciones a agentes externos como plantas, arenas, salitre, calor o sudor… que pueden agredir a nuestra piel. Como todo lo bueno, el verano pasa rápido, y al acabar debemos hacer frente a las consecuencias y recuperar la piel de cara y cuello.

De todo, lo más agresivo para nuestra piel son las quemaduras solares, que producen daños cutáneos a medio e incluso a largo plazo. En esta línea, los daños más evidentes y visibles suelen ser el eritema, la repigmentación de lesiones melánicos y la deshidratación de la piel. Por suerte, la mayoría de estas afecciones tienen un tratamiento de recuperación, incluidas las lesiones pigmentadas. 

De este modo, es muy frecuente que muchas personas acudan al dermatólogo tras el verano por diversos problemas en la piel. Entre ellos, los más generales son la piel de la cara seca y deshidratada, en diferentes tonalidades, quemaduras e incluso arrugas muy marcadas por la pérdida de firmeza. ¿Qué puede hacerse ante estas situaciones?

Revertir los daños en la piel tras el verano es posible

Revertir la mayoría de los daños en la piel causados durante el verano es posible. Sin embargo, para ello es importante acudir a una consulta médica dermatológica para obtener el mejor diagnóstico. Te recomendamos que busques el mejor centro en tu ciudad, como el centro médico estético Fleboláser en La Coruña. Además, es necesario ser estrictos con el tratamiento domiciliario personalizado con los productos que nos prescriban en esta consulta. También es necesario y de gran utilidad, ya que tiene un mayor efecto a corto plazo, la administración de tratamientos en la propia clínica. Estos, en función de la recuperación de la piel que necesitemos tras el verano, pueden ser:

Tratamientos para recuperar la piel tras los excesos del verano

1. EXFOLIACIONES  con alfahidroxiácidos. 

La piel puede mejorar gracias a la aplicación de este tratamiento. Son un grupo de ácidos grasos que actuarán eficazmente y renovarán, mediante el exfoliado y la hidratación cutánea, el rostro y cualquier otra zona afectada localizada del cuerpo.

Sin duda, es una de las mejores formas de recuperar la forma de la piel al eliminar las células muertas de la superficie. Además, se estimula la formación de elastina y colágeno, lo que ayuda a reducir las arrugas e imperfecciones.

2. LIMPIEZAS-PEELING:

Durante el verano es frecuente la apariciones de comedones (puntos blancos y negros) y milios. Mediante un peeling, estos se retiran sin que se revienten (lo que podría producir infecciones e incluso abscesos). Tras ello, este tratamiento incluye la aplicación de una solución de ácido (glicólico, mandélico, fítico,…) que, tras sesiones sucesivas, produce una renovación de las capas superficiales de la piel y permite la renovación de la piel de cara y cuello

De este modo, se produce un proceso de renovación de las capas superficiales de la piel con un efecto de rejuvenecimiento muy notable. Así, es posible volver a tener la piel tan cuidada como antes de los excesos del verano. 

3. MASCARILLAS HIDRATANTES

Este sencillo tratamiento tiene uno de los mejores resultados. Se trata de unas mascarillas con múltiples funciones y propiedades, que ejercen sobre la piel una acción de iluminación, retexturación, antioxidación y purificación.

Además, su textura gelificada y la sencillez de su aplicación la convierten en una de las mejores opciones para revertir los efectos adversos del verano sobre la piel de la cara y cuello.

4. ELEKTRA by ClearLift 

Es un tratamiento específico láser, con una característica muy peculiar: es “no ablativo” (es decir, no daña la piel superficialmente) y el más versátil y eficaz del mercado. De hecho, ya se utiliza en miles de equipos de Centros médicos de todo el mundo para realizar con éxito tratamientos de rejuvenecimiento y reafirmación de la piel.

Es uno de los mejores ejemplos en los que la tecnología se pone al servicio de la salud, y una de las mejores opciones para recuperar la firmeza de nuestra piel tras los daños sufridos por la sobreexposición solar.

5. TRATAMIENTOS DE FOTOTERAPIA

Estos tratamientos pueden llevarse a cabo tanto con equipos de Luz Pulsada Intensa como el Harmony XL-Pro. y/o con láser. Sin embargo, es más adecuado utilizar el láser una vez la piel ya no está bronceada, porque se eliminan los riesgos de irritación con el tratamiento.

Sin embargo, es importante saber que para recuperar la piel tras el verano, no siempre optamos por una única técnica. Tras la observación y diagnóstico de un médico dermatológico, este podrá tomar la decisión de combinar diferentes técnicas para optimizar los resultados sin entrañar riesgos por la particularidad de cada persona.

Esta decisión puede llevarse a cabo únicamente tras un diagnóstico con conocimiento médico. Por ello, antes de someterse a un tratamiento de este tipo es importante realizar una consulta previa con el Dermatólogo de confianza para que podamos seleccionar los tratamientos más adecuados según la necesidad de cada cliente.

Todos estos procedimientos son mayoritariamente ambulatorios y no suponen apenas irritaciones que puedan entorpecer el desempeño diario del paciente. La recuperación de la piel de cara y cuello es muy sencilla.

Tratamiento y prevención de quemadura solar en Coruña

Quemadura solar: ¿qué hacer después?

En Coruña la quemadura solar es más frecuente de lo que pensamos

Vivimos en un siglo de tecnologías y noticias en tiempo real en el que estamos conectados como nunca antes. Sin embargo, resulta inconcebible que a día de hoy todavía haya personas que se exponen al sol sin protegerse. Nos mentalizamos en proteger el medioambiente, cuidar la capa de ozono, reciclar, proteger a los animales o incluso de comer sano. Sin embargo, somos irresponsables con la quemadura solar: nos olvidamos de cuidar nuestra piel, el órgano más extenso y que actúa de “carrocería” de nuestro cuerpo.

El sol tiene innumerables beneficios, si se toma con protección

Lo cierto es que el sol tiene múltiples beneficios:

  1. Es cierto, por ejemplo, que estimula la síntesis de vitamina D -por ello previene el raquitismo y la osteoporosis.
  2. Es beneficioso para enfermedades cutáneas como la psoriasis, el vitíligo, o el acné. 
  3. Produce vasodilatación y baja la tensión arterial, lo que explica su efecto placentero.
  4. Además, en algunos casos estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales, responsables del estado anímico
Tratamiento y prevención de quemadura solar en A Coruña

Sin embargo, es importante mentalizarse y poner todos los medios de fotoprotección posibles para que no se produzcan quemaduras. Hay que tener en cuenta, además,  que algunas medicaciones desarrollan reacciones alérgicas en determinados pacientes. Nos referimos a antiinflamatorios, antibióticos, píldoras anticonceptivas, antidepresivos o cremas con retinoides.

Sin embargo, si una persona no ha prevenido y se ha abrasado al sol, debe saber que ha cometido una negligencia. Además, deberá distinguir los daños a corto plazo y los producidos a medio y largo plazo.

No me he puesto protección y tengo una quemadura solar

Daños a corto plazo

El daño más inmediato producido por una sobre exposición es la quemadura solar, que se evidencia por el enrojecimiento de la piel, hinchazón e incluso ampollas.  Quemarse una vez en la vida, en un principio, no supone mayor peligro. Pero una quemadura repetida puede desencadenar cáncer de piel. No nos olvidemos que el bronceado es en realidad una “queja” de nuestra piel cuando los rayos UV penetran y ella se protege produciendo más melanina o pigmentos. 

Una quemadura repetida puede desencadenar cáncer de piel”

Por ello, mi consejo es que en caso de quemadura solar se acuda urgentemente a un dermatólogo o, en su defecto, a un servicio de urgencias. Un leve eritema debe manejarse aplicándose dos veces al día un crema de corticoides y además una emulsión emoliente para rehidratar la zona dañada. Así mismo, sería adecuado tomar antiinflamatorios tipo Ibuprofeno para reducir el trauma y el dolor. Es sumamente importante mentalizar al paciente de que no vuelva a exponer la zona afectada al sol hasta pasados varios meses, ya que esto incrementará las secuelas producidas a medio y largo plazo.

Posibles daños a largo plazo de la quemadura solar

Los daños a largo plazo son múltiples. Desde envejecimiento prematuro cutáneo hasta aparición de cáncer de piel.  Las zonas de piel sobre expuestas sin protección al sol se caracterizan por estar manchadas (hipo e hiperpigmentaciones), cambios de espesor y formación de telangiectasias (capilares superficiales). Afortunadamente existen tratamientos con equipos láser médicos que ayudan a corregir estas lesiones.

Cuando se producen tumores malignos debido a una sobre exposición, estos son generalmente de dos tipos: epiteliomas (básicamente espinocelular y basocelular) e incluso melanomas. es importante detectarlos precozmente ya que sus consecuencias pueden ser fatales en muchos casos. De ahí la relevancia de consultar con un especialista en dermatología ante una lesión que “no cura”, un “granito” o una rojez que no se pasa por más crema que le demos.  La cara y el escote es una de esas zonas donde suelen aparecer estas lesiones que para el paciente no tienen mayor importancia pero hay que vigilar.

Prevención del cáncer de piel

Afortunadamente, hay estudios recientes que nos indican que un peeling de ácido salicílico, glicólico o  purívico -realizado preferiblemente en un centro médico- actúan aumentando nuestras defensas para evitar así la aparición de cánceres en la piel. Es por este motivo que los dermatólogos cada vez aconsejamos más el uso diario de cremas/geles con estos ácidos, siguiendo unas pautas estrictas.

En resumen: La exposición al sol debe hacerse de forma prudente, en horas donde las radiaciones sean menos dañinas. Además, para evitar quemaduras del sol hay que protegerse siempre con crema antes de salir de casa, aunque el día esté nublado, así como renovar la protección cada 2h si se está expuesto directamente.

Tratamiento y prevención de quemadura solar

Todas las personas deben utilizar fotoprotectores”

Además, hay que acabar con la falsa creencia que dice que la gente con fototipo de piel oscura no debe protegerse de una quemadura solar. Si bien es verdad que las pieles claras corren mayor riesgo de sufrir cáncer de piel, todas las personas deben utilizar fotoprotectores. Los dermatólogos aconsejamos, según el tipo de piel, el protector más adecuado para cada una de ellas.

Además, recordamos que en caso de quemadura solar, es importante acudir siempre al dermatólogo o a un servicio de urgencias. Por supuesto, es importante no volver a exponer la lesión al sol hasta que su especialista se lo aconseje.

Otras advertencias

Así mismo, hay también estudios muy recientes y así nos lo advierte la Academia Americana de Dermatología (AAD), que las máquinas de secado de uñas de gel usadas de forma reiterada (es una radiación ultravioleta al fin y al cabo) puede desarrollar también cáncer de piel. Por este motivo, y desde que ha llegado a nuestro conocimiento, aconsejamos el uso de cremas de protección solar, antes de someterse a estos tratamientos.

Solo julio: 50% de descuento en depilación Láser

¿Eres de Galicia? Prepárate para los meses de sol con hasta un 50% de descuento en depilación láser en A Coruña de la mano de un médico especialista.

Podrás disfrutar de un 50% de descuento para tus sesiones de depilación antes de que acabe julio o un 20% si compras un bono de varias sesiones para disfrutar cuando quieras.

Recuerda: Pon tu piel solo en manos de los mejores especialistas y no corras ningún riesgo este verano. En Fleboláser pondremos a tu disposición a los mejores profesionales y un equipo con tecnología de última generación para que tu depilación tenga el mejor resultado, gracias a Láser Soprano de Depilación.

¿No conoces nuestra técnica de depilación con láser? Infórmate aquí.

Llámanos, pregunta por esta oferta y ¡ahórrate hasta un 50% en tu depilación!

¡Solo hasta final de julio!

disfrutar de tomar el sol con precaución

Tomar el sol con precaución: ¿por qué es tan importante utilizar crema solar?

Tomar el sol produce un bienestar y una inyección de energía extraordinarias. Sin embargo, es importante tomar el sol con precaución, ya que puede producir en la piel  quemaduras, pigmentación, fotosensibilidad e incluso reacciones alérgicas a corto plazo. Asimismo, a largo plazo, puede producir fotoenvejecimiento cutáneo y, lo que es peor,  acelerar y producir lesiones premalignas o malignas cutáneas (cáncer de piel: epiteliomas y melanomas).

Los fotoprotectores son la mejor alternativa para poder tomar el sol de forma segura, siempre y cuando se sigan las indicaciones adecuadamente.  Las cremas de protección solar, fotoprotectores o filtros solares tienen como función evitar todos estos daños producidos por las radiaciones solares.  La radiación que incide directamente en la piel es la ultravioleta (UV), pero la radiación que recibimos depende de múltiples factores: la época del año, la hora en la que nos exponemos, si hay nubes… asimismo, también afectan las radiaciones que recibimos de forma indirecta: la emitida por superficies reflectantes como nieve, hierba, arena o agua de mar.

Otro factor a tener en cuenta es el tipo de piel del individuo: en función de ello Fitzpatrick dividió a las personas en seis fototipos cutáneos: desde el 1, que no se broncea nunca y se quema siempre, al IV, que se broncea siempre y jamás se quema. Los V y VI corresponden a las razas de piel oscura, prácticamente insensibles a los efectos perniciosos solares. De este modo, las personas de piel clara (fototipos bajos) al tener menos melanina son más vulnerables a la radiación solar y precisan ser más cuidadosos con este tema.

Los  filtros solares no impiden el bronceado

Por todo ello, se ha consensuado una escala de protección con los filtros solares y es por este motivo por lo  que tienen numeraciones ascendentes según el grado de protección que aportan. El índice de protección indica la proporción de tiempo que nos preserva de quemaduras y daños actínicos. Esto significa que un filtro de 30 renovado cada 2 horas es tan eficaz como uno de 50 renovado cada 4 horas. Mi consejo es, que siempre que estemos expuestos al sol, renovemos su aplicación cada tres horas para evitar que hayan perdido efecto debido al sudor o el baño. Muy en contra de lo que la gente cree,  los  filtros solares no impiden el bronceado sino que impiden que nos quememos ante una exposición solar prolongada.

Los filtros también se clasifican en físicos o minerales y químicos (también los hay mixtos). La capacidad protectora de ambos es comparable pero, los químicos en ocasiones, son mal tolerados o desarrollan alergias en algunos individuos. Los filtros físicos o minerales por el contrario cosméticamente suelen ser menos aceptados porque actúan como pantalla opaca, sin embargo actualmente se han conseguido texturas muy fluidas y van siendo más aceptados.

¿Qué debemos buscar en un fotoprotector para tomar el sol con precaución?

Teniendo en cuenta que, para unificar criterios, la FDA ha sugirió que se considere una protección mínima para FPS de 2 a 12; moderada, de 12 a 30, y alta, a partir de 30. Se desaconseja el término “pantalla total” para evitar que el usuario se llame a engaño, pues siempre existen riesgos.

  • Factor de Protección Solar (FPS). Es el número que hace referencia al poder de reducción de los efectos de la radiación ultravioleta de un fotoprotector sobre la piel. Por lo tanto, el FPS para UVB se obtiene de la comparación entre la dosis mínima de luz necesaria para producir eritema. Para UVA, en cambio, no hay método consensuado.
  • Resistencia al agua: No es lo mismo Water Resistant que Waterproof. Según la FDA americana un producto es resistente al agua o Water Resistant si mantiene su factor de protección en la piel tras 2 inmersiones de 20 minutos, y es a prueba de agua o Waterproof cuando la mantiene después de 4 de 20 minutos.
  • Sustantividad: Es la capacidad para mantener una protección prolongada en condiciones normales de utilización. Un fotoprotector tiene buena sustantividad cuando se mantiene adherido a la piel pese a la actividad física y la sudoración.
  • Fotoestabilidad: Es la resistencia a la degradación por la luz. Deben ser estables frente a la luz ultravioleta.
  • Cosmética: Por supuesto, el fotoprotector debe resultar placentero al uso: tacto, brillo, color, y facilidad de aplicación.

Además, es importante tener en cuenta que las cremas solares pueden tener efectos adversos. Todos los grupos de filtros solares pueden producir dermatitis alérgicas, ezcemas, reacciones o urticaria por el principio activo o por los excipientes.

Mitos y leyendas del fotoprotector

Recogemos de la mano de la Doctora Guerra para la Academia Española de Dermatología y Venereología algunas de las principales leyendas y mitos del uso de fotoprotectores, y que nos ayudarán a tomar el sol con precaución:

  • Aplicar varias capas superpuestas de crema aumenta el factor de protección:Protege lo indicado, pero no multiplica el índice por aumentar la dosis.
  • Los Waterproof no pierden capacidad: No es así, pues el agua y la actividad que realicemos pueden modificar el tiempo de inmersión.
  • Abiertos pueden usarse en la temporada siguiente: Sólo en caso de que no hayan caducado y se hayan guardado en condiciones óptimas, sin haberles dado el sol o una temperatura excesiva.
  • El FPS alto impide el bronceado: Siempre pasa algo de luz que permite el bronceado, aunque tarde más, además de que éste es más persistente.
  • El bronceado de cabina y el autobronceador protegen de las primeras exposiciones: Sólo podrían hacerlo de la quemadura, pero no del envejecimiento o el cáncer. Además, los autobronceadores no protegen del sol, o como máximo un 2%.
Eliminar estrías del embarazo en Coruña

Cuidados de la piel durante y después del embarazo

Durante los nueve meses del embarazo, el organismo de una mujer sufre multitud de cambios y transformaciones. Esto también ocurre en la piel, y aunque algunos sirven para poder hacer frente a las necesidades del bebé, otros son colaterales. Estos cambios son de sobra conocidos, pero no siempre se actúa en consecuencia ni se acude a un centro con un médico especialista a cargo, en busca de solución. Sin embargo, es cierto que cada vez son más las mujeres que acuden a la consulta del dermatólogo para prevenir lo que luego podría ser irremediable.

En cuanto a los cambios que se sufren en la piel, encontramos la hiperpigmentación de determinadas zonas, como alrededor del ombligo; hinchazones y enrojecimiento debido a un aumento del volumen sanguíneo; manchas en el rostro, estrías y flacidez. En este post, pondremos a tu disposición algunas claves de la mano del Doctor Mosquera de Fleboláser, centro médico  estético en A Coruña.

La hiperpigmentación en embarazadas

Un cambio muy frecuente que aparece en la piel de las embarazadas es la hiperpigmentación de determinadas zonas corporales, como las areolas, en la línea media del vientre y alrededor del ombligo. Estas manchas no guardan relación con la exposición solar, y lo normal es que reviertan tras el embarazo. Sin embargo, si estas manchas se exponen al sol, tienen el riesgo de volverse permanentes.

En este sentido, una mujer embarazada (al igual que ocurre con las mujeres que toman anticonceptivos orales), desarrolla una piel especialmente vulnerable al sol. Esto ocurre porque las hormonas del embarazo, al igual que las de los anticonceptivos, multiplican el riesgo de formación de manchas difusas, mayoritariamente en la cara, a las que se conoce como cloasma o melasma. Estas manchas son muy resistentes y tienden a ser permanentes.

“Las manchas en el rostro durante el embarazo tienden a ser permanentes”

Esta reacción de la piel surge siempre ante mínimas exposiciones al sol, incluso si la mujer embarazada se ha aplicado crema solar (fotoprotectores) previamente. Entonces, ¿cuál es la mejor forma de prevenir las manchas en la piel? Sin duda, el mejor cuidado preventivo es evitar la exposición directa y tener el hábito de utilizar viseras y sombreros durante este periodo, combinado con cremas solares (preferiblemente minerales).
Además, en la piel de la cara de las embarazadas, ocasionalmente puede producirse el conocido acné rosácea. Suele ser secundario a las náuseas, vómitos y la congestión producida por el evidente aumento de volumen corporal durante el embarazo. En este caso, lo mejor es acudir al dermatólogo en busca del tratamiento más adecuado.

Prevención de estrías y flacidez en el embarazo

Lo que más suele preocupar a una mujer embarazada es la flacidez de la piel y sobre todo la formación de estrías debidas a los cambios bruscos de volumen corporal. La mejor forma de prevenir y evitar este problema es evitar el sobrepeso con dietas adecuadas, ingerir alimentos ricos en proteínas y aplicar cremas antiestrías en el vientre, caderas y pecho al menos 3-5 veces al día durante todo el embarazo, incluso alargarlo hasta unos meses después del parto.

A veces, aún tomando precauciones y llevando una buena alimentación y cuidados de la piel, es posible que no se puedan evitar la formación de estrías y flacidez en embarazadas. Para tratar estos problemas, es aconsejable acudir a un centro médico, a ser posible con un especialista en Dermatología, ya que existen equipos de alta tecnología -como el Bi-One de Biodermogénesis– que trata las estrías tanto en su fase blanca como rojo-púrpura y en unas 10 sesiones se logran resultados.óptimos